Yasmari Bello, la alegría como método de supervivencia

El prefijo super, exhibe la noción de posición superior, de prominencia; por eso existen los superohéroes con superpoderes, pero también los supervivientes, aquellos que dieron al traste a enfermedades y torearon la muerte, como la caraqueña radicada en Panamá, Yasmari Bello. De manera abrupta comprendió “la fragilidad de la vida”. No inventó el coaching, pero sí la manera de proyectarlo y hacer de esta herramienta de crecimiento, tanto individual como empresarial, un modo de vida para moldear emociones bajo el lema “ lo piensas, lo crees y lo creas”.

Por Zeudy Acosta/Soy Musiú

Formada en Venezuela con Jesús Reggetti en yoga de la risa, Yasmari prefiere transformar las palabras “batalla y lucha” en “resiliencia, amor y alegría”. Quién mejor que ella para hacerlo, si una insuficiencia cardíaca, osteoporosis en varias partes de la columna, cadera, un brazo, neuropatía grado 3; una mastectomía parcial, 35 químios y 32 radios durante 16 meses de tratamiento, no han sido suficientes razones para desplomarla.

En los últimos cuatro años –luego del diagnóstico de cáncer mamario-, ha dedicado su tiempo a transfigurarse en lo físico, emocional y lo espiritual. Desde entonces, ha dictado más de 50 conferencias en año y medio, y una propuesta de un par de libros destinados al mercado hispano a nivel corporativo y de liderazgo, ha tocado a su puerta. Así como una profunda motivación para escribir su biografia.

Mama y mamá en escena

Sin síntomas evidentes, más que el hecho de perder unos gemelos producto de una fertilización invitro 6 meses antes del diagnóstico dispararon las alarmas, y por eso su madre (enfermera jubilada) le plantea hacerse una evaluación médica. “La verdad nunca me sentí nada –relata-, estaba muy linda y sana (al menos por fuera). Me lo diagnosticaron con una mamografía”.

Yasmari Bello, coach
Yasmari Bello dictando taller de Inteligencia Emocional para personas y empresas.

Contaba con 37 años de edad cuando el hallazgo maligno en una de sus mamas se presenta. En torno a esa situación aclara que como antecedente de la enfermedad ya se conocía a tres tías maternas y paternas con otros tipos de cáncer.

El canal panameño en la mira

Yasmari es una de los cerca de 76 mil venezolanos que reside en Panamá, según cifras oficiales. Llegó como muchos de sus coterráneos, huyendo de la crisis que atraviesa Venezuela, la misma que en otrora la obligara a manifestarse públicamente a favor de quienes como ella demandaban medicamentos oncológicos; sin embargo, no era la primera vez que pisaba la tierra de Rubén Blades y Roberto “Manos de Piedra” Durán.

Bello Yasmari .3
Yoga de la risa y Mindfulness para tu bienestar. Verano Buena Vibra, Parque Omar Panamá. Febrero 2017

“En el 2012 luego de mi divorcio –aclara-, empecé a visitar Panamá porque mis mejores amigas vivían aquí, y comencé a pensar en emigrar. En el 2013 introduje mis papeles porque mi carrera aplicaba aquí a Visa de Profesional extranjero. Un año más tarde, cuando ya estaba lista para emigrar, conocí a mi actual esposo y él también tenía una oferta de transferencia de Venezuela a Panamá”.

Antes de emigrar y de presentar la renuncia en su trabajo en Toyota Services donde se sentía muy a gusto, es diagnosticada. “Tuve que esperar terminar el tratamiento para emigrar. Lo escogí (Panamá) por la oportunidad de estar legal, la cercanía con nuestra patria, el ambiente latino, el idioma, el mar y poder ir a ver a mi mamá a Venezuela o traerla cuando fuera posible”, explica Yasmari.

Como el agua entre los dedos

Al enfrentarse a la operación y el abrasivo tratamiento médico, vivió lo que cataloga una experiencia espititual, pues aunque no se considera religiosa, cree fervientemente en Dios como fuerza superior. “Tuve la muerte muy cerca y en algún momento sentí que Dios me habló y me dijo: te voy a dar una oportunidad de regresar y hacer las cosas diferentes, quiero que enseñes todo lo que has aprendido y que recuerdes que cuando no puedes más, él te susurra al oído…siempre se puede un poquito más”, asegura Yasmari.

Es cuando decide darle a su vida un giro radical, sacándole provecho a lo aprendido en su estúdios de Adminsitración Comercial en la Universidad Central de Venezuela (UCV) y la Maestría en Administración, mención Gerencia de Empresas de la Universidad Metropolitana (Unimet).

Yasmari Bello
Yasmari Bello en conferencia sobre estrategias para equipos 5 estrella. Imagen cortesía de la cuenta Instagram @yasmaribello

De joven trabajó como vendedora, cajera, promotora y limpiando tiendas, pero hoy Yasmari cuenta con una certificación como Conferencista Internacional, Life Coach por Latin American Caribbean Coaching School, Master Coach Trainer por World Coaching School y Kaizen Coach de la Universidad de Toyota California, Estados Unidos. Herramientas suficientes para dedicarse en pleno al coaching.

-¿Qué valoras de esta labor?

Hice una fusión de conocimientos con experiencias personales para crear mi marca personal. Ello me ha permitido ayudar a orientar mujeres en materia de empoderamiento, autoestima y logro de objetivos con resultados muy satisfactorios tanto Online como personalizados; así como enseñar a líderes todo lo que aprendí durante 20 años de labor corporativa.

“Cuando decido dedicarme a Inteligencia Emocional –prosigue Yasmari-, hice varios seminarios, talleres y muchas cosas. Entendiendo que la inteligencia emocional se puede aplicar para personas y empresas. Ello comprende la autogestión, automotivación, pensamientos positivos, habilidades sociales y empatia, porque en efecto, el mundo está lleno de emociones y en eso trabajo”.

Es así que decide certificarse como Líder en Yoga de la Risa y en Risoterapeuta profesional, además de Mindfulness (técnica de relajación que involucra la atención en el presente) y pintura de Mandalas. “Todas estas actividades complementan y mejoran mis emociones y las de mis clientes porque aunque no me dedico plenamente a ellos, a veces hago actividades o las mezclo con mis clientes, alumnos y se sienten felices. A mi me comparan con «Alegría», la del film Intensamente”, destaca.

Bello Yasmari .5
“Cuando la vida te permite reescribir tu historia”. Auditorio: Grupo Regency y Sportline. Punta Pacífica Panamá. Octubre 2016.

La extensa lista de actividades que ha desarrollado, supera las 50 conferencias (en año y medio desde que emigró de Venezuela); al tiempo que ha participado en dos congresos latinoamericanos de recursos humanos y de gestión de riesgos con ponentes de diferentes países, destacándose con alto puntaje en resultados de satisfaccion de la audiencia, como representante de Venezuela.

De hecho, es invitada por tercer año consecutivo al Congreso de Riesgo en junio de 2018, en el que intervendrá (como única venezolana) en torno al desarrollo de habilidades blandas para líderes; destaca igualmente en una competencia de artículos en la que intervienen 118 participantes de varios países. “Gané un concurso de marcas emprendedoras emergentes. He atendido más de 25 líderes en su desarrollo de importantes empresas multinacionales en procesos de Coaching. Doy clases en 2 escuelas de Coaching Latinoamericanas formando a otros Coach y he graduado varias cohortes de nuevos Coach”, destacó.

Capítulos por contar

Bello Yasmari.1
“Cuando la vida te permite reescribir tu historia” Congreso Latinoaméricano sobre Gestión Integral de Riesgo (COLAGIR) Hotel Hilton Panamá. Septiembre 2016.

“Un guerrero de la luz comparte con los otros lo que sabe del camino. El que ayuda siempre es ayudado, y necesita enseñar lo que aprendió”, como lo afirma Paolo Coelho, y Yasmari no es sólo una superviviente del cáncer, transmite luz en sus palabras y su mirada. No en vano es contactada por una head hunter de Dinamarca quien mediante una entrevista por Skype le hace una irrecusable propuesta.

“Me dijo que estaban entrando al mercado hispano y había leído mis artículos en mi Web. Les gustó el alcance que tenía y quedé seleccionada para escribir dos libros para el mercado hispano a nivel corporativo y de liderazgo. Eso me ha animado tanto que estoy trabajando en ellos y hasta tengo la maqueta para hacer un libro mío (autobiografía emocional) que publicaré por mi cuenta en Amazon el próximo año”, cuenta emocionada.

Venezuela: la sobremesa

Recientemente estuvo de visita en la Sultana del Ávila. “A pesar de la situación dura amo ir a mi casa en Caracas. Ver lo linda de la ciudad, las guacamayas que nos visitan; fue mágico. Ver a mi familia siempre es un regalo, además mis médicos y enfermeras me tratan siempre con mucho cariño”, confiesa con nostalgia.

-¿Qué extrañas de Venezuela?

La Venezuela que creo es la del futuro, porque la que todos extrañamos no existe, queda en una hermosa memoria y todos de alguna manera estamos aprendiendo, primero a amarla, a unirnos y en el futuro todo lo que hemos aprendido en diversos países lo vamos a usar para construirla, más moderna, más cercana, con mejores leyes y valores.

Las Diosidencias

En su tránsito por Panamá, Yasmari ha conocido a muchos compatriotas, con algunos ha compartido en risoterapias, yoga de risa y en conferencias, como es el caso de Patty Oliveros (comediante y líder de yoga de la risa), con quien además se formó en Venezuela en el área.

-¿Crees en las casualidades o causalidades?

Yasmari Bello, yoga de la risa
Imagen cortesía Instagram @yasmaribello

Aquello que llamamos casualidad no existe, para los menos creyentes existen las causalidades. Eso que ocurre cuando conocemos o coincidimos con alguien por cosas del destino, para mi significan Diosidencias que es la unión de Dios y la coincidencia, porque él hace que eso ocurra, para mostrarnos algo. En efecto, no soy una persona religiosa, soy muy espiritual y creo en Dios profundamente.

El contexto permitió a Yasmari, reflexionar sobre la masiva diáspora venezolana, “Lo primero en valorar es que cuando emigras no es lo mismo que mudarte, te mudas de Caracas para Valencia, te llevas tus cosas y tus costumbres, pero cuando emigras es otra historia”.

-¿Cuál es la actitud más adecuada para un inmigrante?

Cambiarse el chip. Tuve que hacerlo no porque no pudiera ejercer mi carrera, sino porque sabía que era complicado después de mi condición médica que una empresa me contratara y menos en el cargo que yo tenía en Toyota Services. Así que me mentalicé a emprender y creo que por eso no me dolió tanto; por el contrario, era poner al servicio de la gente todo lo que había aprendido tanto de la vida como en libros y clases.

Siempre hay una forma de darle la vuelta a la tortilla, subraya la afable caraqueña, “tengo alumnos en las escuelas de Coaching que son médicos, ingenieros y otras carreras no admitidas en Panamá, preparándose para dar otro tipo de servicios relacionados o no a su carrera. Las personas siempre tenemos dos decisiones: optar por victimizarnos o salir a comernos el mundo con lo que nos presente la vida”.

Yasmari Bello, Instagram
Imagen cortesía Instagram @yasmaribello

En su actitud positiva, destaca que algunos piensan que están en retroceso cuando se van del país, anhelan lo que tenían pero a veces ese retroceso es un impulso para seguir con más fuerza. “Sé disciplinado, cree en ti, sé constante y disfruta cada día de tu vida como si fuese el último. Muy importante agradecer y hablar bien de tu país y del país que te recibe”.

Aunque probablemente no existe una fórmula mágica para conducir la vida a la perfección, existen personas cuyas vivencias, conocimientos y experiencias son el canal para sacarle provecho al don de la enseñanza; un ejemplo vivo de ello es Yasmari Bello, quien le bajó el suiche al estrés, al pesimismo y al dolor, para saborear las mieles de la vida, por eso su día a día se cimienta en la máxima “Sonríe por sí, por no y por si acaso”.

www.yasmaribello.com
Instagram y Twitter: @yasmaribello
Facebook: Yasmari Bello Oficial
LinkedIn. Yasmari Bello
Contacto:+507 6029-0962

Anuncios