Kitchen Express: El sello innovador en comida a domicilio

Renuncia, inestabilidad e incertidumbre marcaron el antes; reinicio, oportunidad y milagro triangulan el después. Las paradojas les persiguen, pero como cada final tiene un comienzo, cuando todo parecía perdido, rompieron fuente y dieron vida a Kitchen Express. Luicelena Wetter y Andrés Mazzei, empezaron con un cliente, que en una suerte de reacción en cadena, hoy les concede una expansión intercontinental, que califican “como obra divina”.

Por Zeudy Acosta Paredes / Soy Musiú

Es un lugar común hablar de que en Estados Unidos se puede lograr “el sueño americano”; para Luicelena y Andrés la regla no es la norma e invirtieron la fórmula, haciendo posible “el sueño venezolano en América” en la ciudad de Miami, con un negocio de comida saludable con entrega a domicilio, que viene conquistando a comensales locales y que, con ayuda del esfuerzo propio, de estrategias mediáticas, colaboración de influencers y el reconocimiento de sus clientes, va viento en popa.

Reiniciarse

En 2014, dejan todo en Caracas –incluyendo una pizzería que ambos manejaban en Baruta, para engrosar la extendida lista de la diáspora venezolana, de esa que coloca el dedo en una de las naciones más poderosas del planeta como destino migratorio. “Mi esposa, mi bebé y yo –cuenta Andrés-, llegamos a este país totalmente solos, sin ahorros ni propiedades, como cientos de miles de venezolanos que huyen de la violencia en nuestra patria”.

Recuerda con apreciable nostalgia aquel 14 de enero, pero en su bolso de mano, el deseo incontenible de no dejarse desplomar latía al compás de su corazón, y con ese ímpetu decide emprender su nueva vida, junto a los suyos. “No quería esperar, sólo quería volver a construir la estabilidad que habíamos alcanzado en años de trabajo en Caracas y que ya no teníamos”, deja soltar.

Foto cortesía @kitchenexpressusa
Foto cortesía de la cuenta Instagram @kitchenexpressusa

Al igual que muchos de los venezolanos que emigran sin propuestas tangibles, los primeros empleos en los que calificaron fueron: lavando platos, limpiando casas, cortando grama, pintando, entre otros. “Paradójicamente en mi caso, mi primer empleo fue en una pizzería y yo tenia una abierta en mi país. Recuerdo que varias veces cobré mi semana de trabajo lavando platos y tenía que enviar dinero para pagarles a los muchachos que aún trabajaban con nosotros allá, porque finalmente la pizzería y todo lo que teníamos en Venezuela se acabó”.

Con el sabor del desconcierto y la derrota que representaba cerrar la pizzería, ese negocio que con tantas energías y pasión habían mantenido por años en Venezuela, no le quedó otra alternativa que transfigurarse, convertirse en un camaleón que se acoplara a lo que su nueva vida y el nuevo país le presentaban, en turnos interminables, con salarios reprochables, pero alimentando la esperanza de surgir. “Seguimos adelante aquí trabajando día y noche, recuerdo haber tenido 4 empleos al mismo tiempo. Mi esposa no tuvo tanta suerte, su primer empleo fue un desastre, limpió casas totalmente destrozadas y nunca le pagaron”.

Kitchen Express
El equipo de Kitchen Express dedica tiempo y esfuerzo para entregar la mejor calidad en sus productos

Con un camino largo recorrido y con kilómetros para seguir andando por delante, Luicelena consigue un empleo en un pequeño cafetín, de 7 am a 4 pm, percibiendo un ínfimo salario, pero ella sintió que no debía perder esa ¨oportunidad¨; de modo que acepta y luego de trabajar allí por varios meses, los dueños deciden venderlo; recuerdan que quienes compraron el sitio, confesaron que una de las bondades de “aquella negociación era que los vendedores ofrecían el sitio con todo y una empleada de 30 dólares al día, que hacía de todo”.

“Después de unos meses, mi esposa y yo quedamos embarazados de nuestro segundo hijo y ni así ella dejó de trabajar, pero finalmente perdió el empleo cuando estaba por llegar el bebé, entonces legó “la oportunidad”. Sin embargo, aquello de que perdiendo, también se gana, lo comprendieron más adelante.

… in crescendo

Clientes iban y venían en aquel cafetín donde trabajaba Luicelena; conocieron su sazón y no la olvidaron. Algunos quedaron insatisfechos con su partida y al poco tiempo de abandonar el local, la contactan para pedirle que les cocinara almuerzo y se los llevara a donde se encontraban. Así lo hicieron, primero eran 3 almuerzos, después fueron 5, aumentó a 8, después 10 y sin darse cuenta se vieron preparando entregas para 60 comensales.

“Hasta que llegó el día que cambiaría sin saber toda nuestra vida, se trataba de Alicia, una cliente muy especial que nos solicitó hacerle el almuerzo, como era costumbre, pero por 15 días continuos, con la condición de que fuese sin sal, lo más sano posible porque tenía que prepararse para un examen médico que debía hacerse”, relata Andrés.

Luis Chataing, otro cliente de Kitchen Express
Luis Chataing, otro cliente de Kitchen Express. Foto cortesía Instagram @kitchenexpressusa

Lo que sigue, para ellos escapaba de su imaginación, superaba sus expectativas, confiesan. A medida que iban haciendo las entregas durante esos días, los clientes se acercaban al carro a buscar las bolsas que contenían los almuerzos, pero repararon que había un bolso grande y diferente; comenzaron las preguntas en torno a éste, así que explicaron que se trataba de un nuevo producto con desayuno, almuerzo y cena más dos snacks que serían entregados en la madrugada a las puertas de las casas de lunes a viernes.

Una reacción en cadena cobraría fuerza entre los clientes habituales y otros que fueron sumándose progresivamente, “El fogón de Lele¨ fue el primer nombre que se les ocurrió para la franquicia, pero por sugerencia de un amigo boricua, quien lo comparaba con “un sitio para adultos”, comenzó la tarea de encontrar una denominación de mayor enganche y relacionado con lo que ofrecían, hasta dar con Kitchen Express, “los clientes no tenían que cocinar, no tenían que lavar platos, no tenían que ir de compras, todo lo ofrecíamos nosotros”

Los milagros existen

“La manera en que nuestra marca se empezara a conocer, fue sin duda la suma de muchas cosas juntas, pero no tenemos dudas de que hubo intervención divina”; creen fervientemente de que no existe otra manera de explicar lo que ocurrió.

Luicelena y Andrés, Kitchen Express
Luicelena y Andrés lograron hacer realidad su sueño venezolano, pero en tierra estadounidense.

Ya habían arrancado formalmente como empresa, mediados de 2016, cuando estaban las redes sociales y los influencers en pleno apogeo, y comienzan a buscar opciones para una especie de intercambio comercial. “Casi nadie nos contestó, la mayoría siquiera nos atendió, pero hubo dos que nos abrieron las puertas, David Comedia y Jean Mary, dos de los más prominentes en sus áreas, gente de artes, de humor y de medios audiovisuales. Esto permitió que mucha gente volteara a vernos y empezaran a consultar de que se trataba Kitchen Express”.

Erika Csiszer, cliente de Kitchen Express
Erika Csiszer, cliente de Kitchen Express. Foto cortesía Instagram @csierika

En virtud de la reacción de la gente, cada vez se hizo más fácil y viable establecer contacto con nuevos talentos, y en algún momento, fueron ellos quienes empezaron a llegar solos a este par de emprendedores. En efecto, hoy disponen de representantes de varios países y sus perfiles son seguidos por cientos de miles de personas y familias en el mundo “y allí están ellos, comiendo y mostrando nuestros productos y servicios”.

¿Qué proyecciones hay para Kitchen Express?

Nos hemos convertido en los últimos meses, en la empresa referencia de los servicios de comidas a domicilio; somos líderes en el sur de la Florida, atendiendo a cientos de familias y seguimos creciendo. Muchas personas nos contactan para acceder a esto de lo que todos hablan como una solución total de un día a día.

Foto vía @kitchenexpressusa
Foto cortesía Instagram @kitchenexpressusa

No cocinar, no lavar, no comprar en el abasto, no descongelar, no ver menús, es una atractiva propuesta, porque además garantizan planes para adelgazar, para entrenar, para regímenes especiales, para mantenimiento. “Con una atención siempre de amigos y con carácter personalizado, y con precios supremamente competitivos”, destaca Andrés.

Vale señalar que, como asegura este joven matrimonio venezolano, las ofertas y consultas de empresarios por acceder a una parte de este proyecto llueven desde Chile hasta Reino Unido, pero además, ciudades como Orlando, Houston, Atlanta y New York se han convertido desde Estados Unidos, las principales plazas requeridas. “En dos años –expresa Andrés-, Kitchen Express no ha dejado de crecer ni un sólo día, y por ello, estamos tomando las medidas necesarias para afrontar la expansión de la empresa en Florida principalmente, con un modelo de negocio modular que permite gestionar cada sede con menús, proveedores y distribuidores de una manera digitalizada y organizada con miras a conseguir mantener el crecimiento y lograr llegar a cada vez más familias y amigos”.

REDES SOCIALES

Instagram: @kitchenexpressusa

Twitter: @mykitchenexpressusa

Facebook: Kitchen Express

Email: orders@mykitchenexpress.com

Tlf: 9546999028

Web: www.mykitchenexpress.com

 

 

Anuncios