10 estrategias para emprender y salir adelante

Dicen que emprender es lo mejor que puedes hacer en la vida, te llena de energía, te cumple sueños, te saca de tu zona de confort y lo mejor de todo: te hace ganar. Pero para emprender y ser exitoso, tenemos que conocer algunas estrategias que serán positivas en esta faceta y te harán tener los “pies en la tierra”.

Por Rommy Cedeño/Soy Musiú

Una de los aspectos negativos que le puede pasar a un emprendedor es padecer de lo que se conoce en el medio como un “optimismo ingenuo”, lo que puede llevarlo a ignorar los riesgos de su proyecto y sea crucial. Por esta razón, debes tener en cuenta los siguientes aspectos:

1.- ¿Cómo distinguir una buena idea de otras que no lo son?

buena idea o no

“Es una buena idea”, es un término que nos decimos a nosotros mismos al momento de enamorarnos de un proyecto personal, sin embargo, es relativo. Por lo general, los proyectos o visiones de negocio suelen tener como objetivo satisfacer las necesidades de alguien o de un colectivo en particular.

En este sentido, existen una serie de pautas que seguir al momento de decidir si iniciar un nuevo proyecto no, siguiendo los siguientes planteamientos:

-¿Mi idea de negocio o proyecto puede aportar algo positivo a mi entorno al público al que va orientado?

-¿Mi idea puede aportarme algo positivo a nivel personal?

-¿Mi idea de negocio es novedosa en algún aspecto?

Si al responder todas las preguntas, tus respuestas son favorables en general, te encuentras en una buena posición para iniciar tu proyecto. Es normal que lo que más deseamos nos motive y nos aliente aun cuando el comienzo sea complicado.

2.- El «feedback» necesario pero sin comprometer tu idea

feedback

El punto de partida de todo emprendedor es una idea. Algunas personas se aferran con tal hermetismo que les lleva a no compartirla con nadie hasta que es demasiado tarde. Es entonces, cuando se recomienda compartir tu idea y la sometas a la opinión a los demás, siempre es necesario un «feedback» de ideas que te permitirá cuestionarte aspectos ignorados por ti hasta ese momento.

Sin embargo, preguntar y cuestionar no es desconfiar en tu intuición y esto es lo más importante cuando quieres materializar una idea en proyecto. Pensar en tus propias necesidades y desarrollar tu idea si ésta es lo suficientemente motivadora.

3.- Haz tu propuesta de valor

Otra de las cosas que debes realizar es identificar qué puedes hacer tú que no hacen otros o si eres capaz de mejorar algo que ya existe. Es decir, platearte preguntas como “¿qué beneficios y ventajas distinguen mi idea de las demás?” “¿Por qué los clientes comprarán mi idea y no otra?”. Podrías comenzar analizando la oferta en el mercado, relacionándola con la información que obtengas a partir del «feedback» que generes con tu entorno.

4.- El miedo es tu peor enemigo

miedo a emprender

Todo lo nuevo da miedo, todo nuevo proyecto va acompañado del incierto por lo desconocido y el desconocimiento sobre lo que vendrá. El miedo es normal, sin embargo, no debe paralizarte, ya que impediría que le des rienda suelta a aquello que deseaste y te motivaste por lograr: tus proyectos.

Si de repente tu idea emprendimiento no te ha convencido a dar el paso, te animamos a que pienses en qué es lo peor que puede pasarte en caso de no obtener los resultados que tanto deseas. ¿Qué aprendas algo nuevo? ¿Qué rectifiques? Pase lo que pase, siempre habrás aprendido una nueva experiencia y una nueva perspectiva de vida.

5.- Elabora un plan de negocios y pon atención a los detalles

elabora plan de negocios

Un plan de negocios no es un dogma de fe sino una hoja de ruta en la que debes plasmar tus objetivos, las estrategias que pretendes seguir para alcanzarlos, cómo vas a financiar tu proyecto, etcétera. Es sencillamente un simple marco de referencia, que puede cambiar a medida que el plan vaya cambiando.

Una vez que hayas decidido tu proyecto, ten en la lista el conocer el marco regulatorio de tu sector y del territorio en el que quieres moverte, en esto está involucrado los impuestos, trámites y demás legalidades para cumplir con tu empresa. Es importante hacer las cosas bien desde el principio, es por ello que si de asuntos fiscales hablamos, es importante tener todo en perfectas condiciones antes de llevarte un susto.

6.- Si tu idea cambia… despreocúpate

nuevas ideas

La idea de proyecto que tenías en tu mente te hacía mucha ilusión, te mantenía motivado y te encantaba pero de repente te das cuenta que necesitas transformarla y adaptarla a las circunstancias y recursos que verdaderamente dispones. ¡No te desanimes!

Se trata de una realidad que no le resta valor a tu propuesta y que le ocurre a cualquier persona que está por alcanzar el éxito empresarial, si no nos crees puedes preguntarle a Bill Gates.

7.- Mejora tus habilidades personales

networking

Antes de comenzar cualquier proyecto, debes conocerte a ti mismo. Es importante que cultives y desarrolles tus competencias y valores. De esta manera, sabrás como manejarte dentro de tu empresa y el entorno para que la misma logré alcanzar los objetivos deseados. ¿Hasta dónde eres capaz de llegar? Es primordial que lo respondas.

8.- No le temas a la individualización y a los cambios

Si te animaste a desarrollar tu propia idea de negocio, debes tener en cuenta que la sociedad y la tecnología avanzan a pasos grandes y que todo evolucionará más rápido de lo que imaginas. Es por ello que si quieres tener éxito, debes perderle miedo a los cambios y adaptarte rápidamente a las necesidades sociales de tu entorno. El adaptarte a las necesidades de tu público es fundamental para evitar desfasarte y seguir manteniendo el interés en tu visión de negocio.

9.- Pide ayuda, hazte conocer y apóyate en otros

Esas son tres reglas importantes que debes seguir. Si quieres que tu idea de negocios triunfe, debes dejar la pena y los egos de lado. Siempre será bueno llamar a muchas puertas y aunque inicialmente solo se abrirán alguna de ellas poco a poco conseguirás hacer mucho más llevadero tu proyecto. Existen muchos organismos dispuesto a ayudarte a desarrollar tu proyecto, solo tienes que buscar, confiar en ti mismo y sobre todo armarte de paciencia.

Por otro lado, es importante tejer una sólida red de alianzas: esto se hará más fuerte. Cada vez es más habitual que diferentes profesionales o empresas se unan para trabajar proyectos específicos, puedes aprovechar estas oportunidades para catapultarte al éxito.

10.- Nunca te detengas. Muévete e innova

10-estrategias

Al iniciar un emprendimiento surgirán muchos obstáculos, tal vez más de los que te imaginaste. No los conviertas en una razón para no seguir adelante  en tu proyecto, si el camino principal se bloquea, pues busca una ruta alternativa.

Tampoco dudes en aprender nuevas estrategias y a utilizar herramientas que antes desconocías para desarrollar tu proyecto. Innovar y evolucionar en el mercado será lo que te diferencie al resto de tus competidores.

Anuncios