Dania Díaz, una historia de magia que ilusiona al mundo

No es planificada pero ahora se asume más centrada en sus metas; no sabe qué le depara el destino, pero no se imagina fuera del ilusionismo. Un juego de cartas la ha llevado a conocer cerca de once países, pero no para adivinar el futuro, sino para contar historias, su historia, mientras tréboles, diamantes, corazones y picas que danzan entre sus dedos atrapan perplejas miradas. Un talent show español la catapultó a un lugar que nunca imaginó, y como por arte de magia, las puertas del éxito se empiezan a abrir a su paso. Dania Díaz, desenvuelta, espontánea y chispeante es la soberana de la magia en las noches de Madrid.

Por Zeudy Acosta Paredes / Soy Musiú

Familia, amigos, el mar, los atardeceres y la brisa falconiana, o las empanadas de Lourdes, siguen marcando una nota nostálgica en su rostro cuando habla de Venezuela, pero Dania -una joven de 30 años-, ya tiene un lustro fuera de su entrañable tierra, y sin truco alguno, ha labrado su carrera entre emocionalidad y magia. Es la tercera de cinco hermanos, huérfana de madre a temprana edad, y a diferencia de muchos, reconoce ciertamente el inimitable talento de David Copperfield o a David Blaine, pero antepone la admiración que tiene por su hermano mayor, “es la persona más generosa y noble que he conocido. Siempre creyó en mí, y me apoyó en todo”.

¿En qué momento te descubres maga?

Tenía diez años, cuando vi por primera vez a un mago en televisión. Como a cualquier niño, aquello me impresionó tanto que jugaba que era maga. Se volvió mi afición, mi hobbie. Y aunque era muy pequeña y lo hacía muy mal, nunca dejé de intentarlo. Es que me gustaba cantar, bailar, los juegos, entretener a la gente.

Dania Diaz.2
Dania cautivó al mundo con sus actuaciones repletas de emoción

Transcurren los años, culmina la escuela y el bachillerato y se decide entrar en la universidad; otras carreras le llamaban la atención pero terminó estudiando Turismo, y junto a unas amigas de la universidad, emprenden con una agencia de animación de eventos para niños, “eso era lo mío, y en la primera fiesta que fuimos conocí a Jorge Slusarenko, un mago de profesión. Era el único en Punto Fijo, tenía todo el mercado para él. Cuando lo vi, quedé impactada”, relata.

Dania se entera que este joven mago necesitaba una asistente, así que sintió que era el llamado de la gloria que tocaba a su puerta. Con él trabajó por tres años, sin embargo, ella quería ser más que eso. “Fue una época única –expresa-, de mucho aprendizaje. Ver cómo él crecía mediante el arte que mostraba, me motivaba. Él sabía que me apasionaba la magia pero no compartía conmigo sus secretos y conocimientos, así que me fui a Caracas a tiendas de magia, donde me facilitaron libros, videos, y comenzó otra epata de mi vida”.

Dania Diaz5

Encerrada en su habitación durante largas horas, Dania iba dándole sentido y forma a su destreza, esa aptitud que desde la infancia le hacía batir el corazón con fuerza. Comenzó haciendo demostraciones entre sus amigos de la universidad, quienes la animaban. “Aun trabajaba con Jorge, pero un día decidí hablarle claramente de las oportunidades que se me estaban presentando”.

A partir de ese momento, Dania comenzó a creer en sí misma, y recordaba las palabras de su hermano, cuando convencido le decía que llegaría lejos, después de todo, “para hacer cosas imposibles hay que tener seguridad”. Sabía de sobras que se trataba de una decisión difícil, por el tipo de oficio y por el país en el que se desarrollaba, pero esa fuerza que caracteriza a la mujer venezolana como ella misma lo describe, le dio impulso. “Decidí dedicarme a la magia, aun cuando obtuve mi título universitario. Y en cuanto comencé a percibir dinero haciendo lo que tanto me apasionaba, y a vivir de la magia, ya no quise soltarla más nunca”.

De los viajes que hizo por Chile, Colombia, Ecuador, Belice, República Dominicana y otros países latinoamericanos, a los que llevó su espectáculo siempre cargado de emocionalidad, expresividad y fantasía, el triunfo le esperaba con brazos abiertos, así Dania no sólo llevó consigo gratos e inolvidables recuerdos, sino también ahorros con los que más tarde –aunque nunca fue su plan-, logra migrar de Venezuela.

Contactos mágicos

Dania

Cinco años fuera de Venezuela la han paseado por diversos terrenos. Su primera parada migratoria fue Bogotá (Colombia), donde se instala por seis meses vinculada a una escuela de magia. Ciertamente, el campo en ese país tiene su nicho, y suelen realizarse congresos y festivales que involucran el aprendizaje y evolución. Pese a ello, la inquieta Dania no sólo deseaba otros aires, es que se sentía sola y en Panamá, se encontraban amigos de la infancia con quienes podía relacionarse y “recibir calorcito venezolano”, entonces se muda.

No fue quizá una decisión sabia, a juzgar por el hecho de que en la nación centroamericana, el tema del ilusionismo no se cuece. “Agarré mi maleta de magia y mis cosas personales pensando que me sería más cómodo. La magia no se mueve, no hay tiendas. Tuve que hacer demostraciones en las calles, en los buses, para medio subsistir”.

España le sonríe dos veces y ella terminó cautivándola con la suya. La primera ocasión en 2016, cuando participa en el Congreso Nacional de Magia, donde carga con el primer galardón en su categoría, que luego le otorga cierto reconocimiento local; y aunque con ganas de quedarse, se regresa a Panamá. La segunda, a través de una llamada para concursar en un festival (Murcia) en marzo de 2017, ésta vez le hablaba la voz interior “si se te presenta alguna oportunidad, quédate”.

Ya había concursando en Latinoamérica, pero siempre quiso experimentar en Europa, y las oportunidades no se hicieron esperar. “Participé en aquel evento, y se fueron presentando otros escenarios para seguir presentándome. Después de tres meses de estar en España, en el verano pasado, surgió algo que me cambia la vida”.

Una catapulta

Se le había planteado paralelamente otra oferta para un programa de concursos de talentos, que convocaba sólo magos; sin embrago, aunque audicionó y quedó seleccionada no pudo concretarse su participación, dado su estatus de legalidad en España para ese entonces.

Dania en Got Talent

Probablemente, pese a haber recorrido cerca de once naciones mostrando su destreza con las cartas y otros elementos de magia, el nombre de Dania Díaz se conocía, pero no había tenido la resonancia que ella aspiraba, pero aquel no fue un día de junio al azar como la canción de Yordano. Era la segunda vez que la contactaban y endulzan con la idea y “como no tenía nada que perder”, aceptó.

Una joven venezolana se presentaba en unos de los shows más populares del mundo, en este caso en la edición española Got Talent transmitido Telecinco. Se para frente al jurado, pide permiso para acercarse a ellos, y en una suerte de “denuncia social”, como si quisiera gritarle al mundo quién es, de dónde viene, cómo llegó a ese país, y el pesar de la migración, pero las cartas y la magia que las envuelve hablaron por ella. Dania conmovió, estremeció y cautivó al jurado, asistentes y televidentes; lágrimas, aplausos y serpentinas de emociones cruzaron el escenario cuando al unísono el jurado pulsó el botón dorado…

¿Qué representó para Dania entrar en la final?

Algo inesperado. No suelo planificar mi vida; suelo ir aprovechando las oportunidades que me motivan. Era el tercer país que visitaba, donde vivía y necesitaba darme a conocer; así que la televisión para mi es la mejor forma de hacerlo, y eso ocurrió con Got Talent. Esto me cambió la vida.

Hay un antes y un después de su participación en el programa, y como ella misma lo describe, “las cosas pequeñas, se transformaron en grandes oportunidades”.

El poder de la palabra

Entre una tienda, una escuela, y otras factibles sugerencias para planear su futuro, Dania reconoce que no se ve haciendo nada que se diferencie al espectáculo de magia, al menos por el momento. “Existen muchos proyectos que se pueden desarrollar en base a la magia, y en efecto, he puesto en práctica alianzas con gente vinculada al coaching, como @patty_cardozo con quien he trabajado magia-mente, magia-emociones. A partir de Got Talent surge lo que he llamado magia motivacional, no sabía que tenía esa capacidad, he descubierto el poder de la palabra.

Y ese poder del que habla Dania, lleva más de un año dándole la vuelta al mundo, desde que se presentó en Got Talent y el jurado coincidió en que se trataba un acto de magia que servía como denuncia social, como una fuente propulsora de emociones diversas. “Recientemente –cuenta-, me comentó alguien que venía de Venezuela, que algunas escuelas están colocando los videos de mi participación en ese programa para motivar a los chamos en materia de migración, demostrándoles que sí se puede”.

Cuando Dania se presenta, ¿qué espera del público?

Que se desconecten de su realidad y entren en la mía. Que se desconecten y entren en mi mundo mágico. Por eso, hago magia participativa, subiendo gente al escenario; cuento historias de mi vida a través de la magia y son conmovedores para que las emociones estén allí.

¿Qué lleva una maga en una maleta?

Lo mismo que cualquier mujer pero con un juego de cartas. Con ellas puedo hacer un show de una hora sin problemas.

Abracadania

En ningún momento de la historia del hombre, de ese que por diversas razones ha tenido que emigrar, cabe la afirmación de que se mantiene intachable como persona; los cambios son casi una condición sine qua non. Dania, no es la excepción, en virtud de ello señala que “Muy adentro me siento como la chica que se fue en búsqueda de un sueño, que le estaba esperando afuera; siento que aun quiero llegar más lejos. Pero ahora indiscutiblemente estoy más centrada. Antes sabía lo que quería pero no cómo llegar a ello. Emocionalmente estoy más fortalecida”.

Dania Diaz3

Mientras pasea en moto con su pareja en las imponentes calles de Madrid, de esa ciudad majestuosa que la enamoró también por las tostadas con aceite de oliva y tomate; y aprende a estabilizarse en muchos sentidos, a lidiar con la fama, a esculpirse su propio camino, Dania deslumbra en Off Latino con su show infantil “Abracadania”, entendiendo a diario que “Cuando la gente te diga que es imposible, sonríe y entiende que la realidad que estás a punto de crear, ellos no la pueden ni imaginar” (David Coperfield).

REDES SOCIALES

Instagram: @daniadiaz1

Youtube: Dania Diaz Magia

Email: DANIAMAGICSHOW@GMAIL.COM

 

Anuncios