“Sabores”: Sazón venezolana que cautiva paladares en Buenos Aires

Bastó con visitar la ciudad una vez para que el flechazo surtiera efecto, ese que dos años más tarde los hizo volver para quedarse. Cuando Buenos Aires dormía, él y su esposa horneaban pasteles. De un kiosco con golosinas y tortas personalizadas, a un local con múltiples platos venezolanos y argentinos. Carlos Alberto Figuera es un caraqueño que hizo caso a las señales y no se dio por vencido, por eso multiplicó sueños para darles sabor venezolano.

Por Zeudy Acosta Paredes / Soy Musiú

En el año 2008, Carlos y Mariavaleska Toledo (su esposa) habían visitado Argentina a propósito de un congreso de diseño –ambos son administradores de empresas de diseño-, junto a compañeros de la universidad, y fue amor a primera vista, Buenos Aires y su aire cosmopolita les cautivaron. “Luego de eso –relata-, nos graduamos y averiguamos para hacer una maestría en diseño en Buenos Aires y en 2010 nos llamaron de la universidad para iniciarla. Yo me encontraba estudiando inglés en Canadá y decidí regresarme a Venezuela, pero en menos de dos semanas ya estábamos en Buenos Aires para iniciar una nueva vida”.

Un par de días en un hotel local les permitieron decidirse a encontrar departamento; encontraron uno apropiado en el que se instalaron por seis meses. En nueve años en la capital argentina, han perdido la cuenta de las veces que han tenido que cambiar de casa, sin embargo, al parecer ya encontraron donde anidar.

Sabores Argentina4
Sabores está ubicado a la Vuelta de Obligado 2613, Belgrano en pleno Buenos Aires/Foto de cuenta Instagram @elkioskitoreposteria

“Durante todo este tiempo, nuestros familiares nos visitaban una vez al año y con el pasar del tiempo las visitas eran más prolongadas. Primero venían por un mes, luego por tres y hasta por 5 ó 6 meses. Y fue en una de esas visitas extendidas de mí suegra Ginella Toledo que decidimos poner en marcha un emprendimiento que gracias a su conocimiento la mantuviera activa y distraída durante el tiempo que mi esposa y yo estábamos fuera de casa trabajando”.

Al inicio del emprendimiento, que denominaron el kiosquito (@elkioskitoreposteria), ofrecían golosinas y algunas muestras de artesanía venezolana, “pero todo se transformó con la llegada de mí suegra que es genial. Dice que no le gusta cocinar, pero lo hace excelente y sin mucho esfuerzo”, expresa Carlos.

elkioskitoreposteria torta
Sabor, presentación y color, ofrecen este grupo de venezolanos en la capital argentina. Foto cortesía Instagram @elkioskitoreposteria

Cuando todo fue tomando un rumbo prometedor, para quienes veían el pequeño negocio, más como una entrada adicional y un entretenimiento, que como un emprendimiento visionario, de Kioskito pasa a Kioskito Repostería Creativa, porque también eran otros los productos para atraer a los clientes: tortas personalizadas. “Todo esto fue posible, gracias a todas las recetas y conocimientos de Ginella, ni mi esposa ni yo teníamos mucha idea de la repostería”, confiesa.

Sabores Argentina3
Mini tortas de unicornio. Foto cortesía Instagram @elkioskitoreposteria

Un tiempo de cosecha, un tiempo de aprendizaje y por qué no, de idearse un proyecto diferente. En esos cinco meses se dispusieron aprender todo lo que Ginella tenía a bien enseñarles y cuando se fue a Venezuela, ya era muy tarde para dejar el emprendimiento atrás. “El apoyo de las personas que nos seguían en Instagram, hoy más de 31K, nos hicieron continuar, aunque no era nada fácil, porque tanto mí esposa, como yo tenemos un trabajo de ocho horas diarias, y a eso había que sumarle el kiosquito

-¿Cómo hicieron para compaginar ambas responsabilidades?

Todos los días nos levantamos muy temprano para hacer las tortas de los pedidos del día siguiente en un hornito pequeño. Debíamos decorarlas ese mismo día en la noche. Nos levantamos a las 6 am y nos acostábamos a las 2 ó 3 de la madrugada. Recuerdo una vez acostarnos a las 5 porque una torta no terminaba de hornearse.

Cumplida la misión de tener listos los pedidos, aun restaba por hacer las entregas, cuya cita era desde la propia casa entre las 7 a 9 en las mañanas o de 7 a 10 de la noche, que no coincidía con el horario laboral de la pareja. La demanda fue creciendo de forma insospechada, al punto de tener que rechazar algunos pedidos, pese a la ayuda de algunos cercanos.

Todos a la obra

Maritza Valecillos (médico), tía de Mariavaleska y Carmen Melo (chef y amiga de la primera) decidieron dejar la Isla de Margarita para emigrar a Buenos Aires. Una suerte de dupla al rescate de la joven pareja que no se daba abasto para atender las demandas, pero quienes no veían como opción, tirar la toalla.

Restaurante Sabores
Con “Sabores”, empezaron a ofrecer a la clientela un menú más variado donde juntaron comida salada, con postres. Foto vía Instagram @sabores_rest

“Una vez ellas en Buenos Aires –cuenta Carlos-, nos proponen unir los postres con comida salada para aprovechar la experiencia de Carmen. Y así de a poco se fue formando la idea de crecer hasta convertirnos en Sabores by El Kioskito, una propuesta de comida internacional con un toque venezolano y repostería creativa”.

Hoy, a la par que es un emprendimiento consolidándose, sumaron al equipo a otra pareja venezolana, Efraín (administrador de empresas) y Yisa (odontóloga).

Un mundo de Sabores

Sabores Argentina2

Sabores, abrió sus puertas el 11 de mayo de este año y está ubicado a la Vuelta de Obligado 2613, Belgrano en pleno Buenos Aires. Un lugar acogedor, sobrio y discreto en el que los venezolanos pueden reencontrase con gustos muy nuestros como cachitos, arepas con variados rellenos, golfeados, empanadas, tequeños y hasta arepitas de chicharrón. Al mismo tiempo que los argentinos o turistas, van a conseguir tarta de pollo a la crema con queso gratinado, medialunas y tostados en la parte de cafetería, así como tartas y milanesas para almuerzo que son tradición; además de una extensa lista de platos apropiados a cada estación, incluidos postres: pie de limón, polvorosas, quesillo, entre otros.

Arepas en Sabores
Las arepas, empanadas y pequeños son parte del menú en “Sabores”, un local donde la comida venezolana está a la orden del día. Foto vía @sabores_rest

Conquistar el paladar de los gauchos con el sabor venezolano, parece no ser una asignatura pendiente, porque tal y como lo reseña Carlos, “Los argentinos se atreven a probar nuestra comida venezolana, los cachitos, los tequeños y el tres leches es lo que más les llama la atención, aparte de las mini cakes”.

Sabores Argentina7
“Sabores”, una visita obligatoria para reencontrarse con la sazón venezolana. Foto vía @sabores_rest

Transcurridos algunos meses desde que abrieron las puertas de Sabores, Carlos –en nombre del equipo que lo acompaña-, resalta que arrancar fue lo más difícil porque no existía experiencia ni mayor habilidad para el negocio gastronómico, que las ganas de no dejar morir lo que venían cultivando con amor y esfuerzo. Han conformado entonces, una hermandad que sostiene en bases sólidas, un emprendimiento ciento por ciento venezolano en una ciudad que, si bien hoy dispone de una comunidad de coterráneos suficientemente amplia, no deja de ser un reto aun por vencer.

-¿Qué les conforta en este instante?

Que hay clientes que ya son como familia, sientes que los conoces de toda la vida (risas). Por ahí quizás no te acuerdas de algunos en particular, pero te saludan y te felicitan en parte porque saben el esfuerzo, dedicación y cariño que se hizo para llevar esta propuesta adelante.

-Y eso ¿realmente complace al alma… ?

Sí es lo mejor del día.

La cocina y la sazón venezolana vienen imponiéndose en diferentes partes del mundo, en especial a partir de la diáspora que nos caracteriza en estos tiempos; en Sabores hay principios elementales que rescatan esa tradición y han hecho posible la conquista de paladares: empeño, resistencia y paciencia. Por tanto, para Carlos, Mariavaleska, Carmen, Maritza, Efrain y Yisa, “el éxito es la suma de pequeños esfuerzos repetidos día tras día”.

REDES SOCIALES

Instagram: @elkioskitoreposteria

Instagram: @sabores_rest

Anuncios